Ataque con misiles en Odesa: Mi mundo fue destruido por un misil ruso


Comparte este artículo en tu red social favorita:

Yuriy Glodan acababa de salir de su piso y de su familia para ir de compras cuando escuchó la noticia de la explosión.

En la entrada de su bloque de pisos, le gritó a la policía que lo dejara entrar al edificio en llamas. Cuando llegó a su departamento, encontró los cuerpos de su esposa y su madre, asesinados por un misil ruso que había desgarrado los pisos superiores del bloque.

Más tarde se descubrió el cuerpo de su bebé Kira, de tres meses; la vio muerte por primera vez cuando volvió al piso el domingo.

Las muertes -tres generaciones de una sola familia- han desatado indignación y repulsión en Ucrania, un país ya endurecido por dos meses de guerra.

Al comentar sobre los ataques, el presidente Volodymyr Zelensky estaba visiblemente molesto al hablar sobre el asesinato de la bebé Kira.

“Parece que matar niños es solo una nueva idea nacional de la Federación Rusa”, dijo Zelensky en su discurso nocturno a los ucranianos. Describió a los que habían planeado y llevado a cabo el ataque como “bastardos”.

También puedes leer:

Crímenes de guerra: Estonia acusa a Rusia de genocidio en Ucrania

Los residentes de una aldea ucraniana enfrentan la devastación que dejó la ocupación rusa

Otros cinco también murieron en el ataque con misiles.

Yuriy estuvo en el edificio destrozado el domingo para encontrar lo que podía salvar del apartamento. Álbumes de fotos, la colección de sobres de azúcar de su esposa, notas escritas a mano. Encontró el cochecito de su bebé en pedazos.

“Si dejo cosas en el piso, se convertirán en basura y la gente las tirará”, dijo. “Quiero guardarlo para mis recuerdos”.

Él y Valeria habían sido pareja durante nueve años.

“(Valeria) podía encontrar alegría en todo. Odesa era su ciudad favorita. Trabajaba en relaciones públicas y podía comunicarse con mucha gente, entenderlos. Admiré lo buena escritora que era”, dijo.

“Era una gran madre, amiga, con todas las mejores cualidades. Me será imposible encontrar a alguien más como Valeria. Era perfecta. Una persona así te la pueden dar solo una vez en la vida y es un regalo de parte de Dios.”

Kira había nacido a finales de enero, justo un mes antes del comienzo de la guerra.

Unas semanas después de eso, Valeria había publicado en Instagram que estaba viviendo con “un nuevo nivel de felicidad” después del nacimiento de su primera hija. “Nuestra niña ya tiene un mes”, escribió. “Han sido las mejores 40 semanas”.

Yuriy muestra fotos de Kira en su teléfono que le envió su esposa.

“Estábamos muy felices cuando nació”, dice. “Estaba en el hospital de maternidad cuando ella dio a luz. Es muy difícil para mí darme cuenta ahora que mi hija y mi esposa ya no están aquí. Todo mi mundo fue destruido ayer por un misil ruso”.

Quiere que el mundo sepa lo que le pasó a su familia.

“Lo que está pasando es un dolor para mi familia, para nuestra ciudad, para Ucrania, es un dolor para toda la civilización. Espero que nuestra historia ayude a detener esta guerra”.

Comparte este artículo en tu red social favorita: