Elecciones francesas: cinco conclusiones de la reelección de Macron como presidente


Comparte este artículo en tu red social favorita:

El presidente francés, Emmanuel Macron, obtuvo una clara victoria en las elecciones presidenciales que una vez más lo enfrentaron a su rival de extrema derecha, Marine Le Pen.

Pero hereda un país fragmentado, con Le Pen aumentando su porcentaje de votos en comparación con 2017. Macron reconoció el domingo que muchos franceses votaron por él solo para impedir que la extrema derecha gobierne el país y no por apoyar su programa.

“Amigos míos, debemos ser benévolos y respetuosos porque nuestro país está sumido en tantas dudas y tanta división”, dijo Macron en su discurso de victoria.

Estos son los puntos clave de la noche de las elecciones en Francia.

1. Macron gana la reelección con el ‘frente republicano’ intacto pero ‘menos vivo’

Emmanuel Macron fue reelegido presidente con alrededor del 58% de los votos, según mostraron las proyecciones, marcando la primera vez en 20 años que un presidente francés gana otro mandato en el cargo.

Sin embargo, ganó con menos apoyo que en 2017, cuando derrotó a Marine Le Pen con el 66% de los votos.

Sin embargo, mostró que sigue habiendo un esfuerzo entre los votantes franceses para bloquear el poder de la extrema derecha en un “frente republicano”.

“El frente republicano está vivito y coleando, pero está menos vivo y cada vez menos vivo que en las elecciones anteriores”, dijo Antonio Barroso, director gerente de la firma de asesoría global Teneo.

En su discurso de victoria del domingo, Macron reconoció que muchas personas votaron por él para impedir que la extrema derecha gobierne el país.

“Sé que muchos compatriotas votaron para bloquear las ideas de la extrema derecha, quiero agradecerles y decirles que soy consciente de que este voto me obliga para los próximos años”, dijo Macron, hablando de su “sentido del deber”. y “apego a la República”.

Agregó que sabía que era su responsabilidad encontrar respuestas a la “ira” que llevó a millones de franceses a votar por Le Pen.

2. El partido de extrema derecha de Francia avanza con máximos históricos

Marine Le Pen calificó su porcentaje de votos, un aumento con respecto a 2017, como una “victoria rotunda” ya que su partido de extrema derecha Agrupación Nacional recibió el 41% del porcentaje de votos, según las proyecciones.

En las elecciones de 2017, Le Pen recibió el 33,9 % de los votos y cuando se postuló en 2012, ganó el 17,9 % en la primera vuelta. En 2002, su padre, Jean-Marie Le Pen, obtuvo el 17,8% de los votos en la segunda vuelta frente a Chirac.

Le Pen dijo que el “puntaje histórico” les permitiría aumentar el número de diputados en la cámara baja del parlamento, la Asamblea Nacional.

“Definitivamente es un mejor puntaje para Le Pen que hace cinco años. Sin duda, ha logrado ampliar la cantidad de apoyo electoral para ella”, dijo Barroso.

“La pregunta que creo que de cara al futuro es si ella es capaz de llevar este impulso a las elecciones legislativas”.

Paul Bacot, profesor emérito de Sciences Po Lyon, dijo que “no todas las personas que votaron por Marine Le Pen son de extrema derecha”.

“La fuerza del sentimiento de rechazo contra el presidente de turno ha inflado el puntaje de los nacionalistas”, agregó Bacot.

En particular, Le Pen ganó las elecciones en territorios de ultramar como Guadalupe, Martinica, Guyane y La Reunión.

3. ‘Alivio’ en Europa tras las elecciones de alto riesgo en Francia

Los líderes europeos expresaron “alivio” después de la victoria de Macron y dijeron que esperaban cooperar con el líder francés reelegido.

“En estos tiempos turbulentos, necesitamos una Europa sólida y una Francia totalmente comprometida con una Unión Europea más soberana y más estratégica”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, en un tuit. “Podemos contar con Francia cinco años más”, añadió.

También puedes leer:

Marine Le Pen sería nociva para la Unión Europea porque ha firmado un cheque en blanco a Rusia

Rusófila: Marine Le Pen no debe ser presidenta de Francia

La presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, dijo que esperaba “continuar nuestra excelente cooperación”, mientras que el primer ministro italiano, Mario Draghi, dijo que la victoria de Macron el domingo era “una noticia maravillosa para Europa”.

Hubo preocupaciones entre muchos en Europa sobre la posibilidad de que Le Pen fuera elegida.

Douglas Webber, profesor emérito de la escuela de negocios INSEAD, dijo que si ella hubiera sido elegida, habría habido “con bastante rapidez una crisis profunda dentro de la UE”.

El eurodiputado belga Guy Verhofstadt dijo que la victoria de Macron en las elecciones de Francia fue “mucho más que un alivio”, sino “una oportunidad histórica para reformar profundamente la defensa, la salud, la energía y la democracia de la Unión Europea”.

4. Alta tasa de abstención proyectada por las primeras encuestas

Las primeras estimaciones de la tasa de abstención en las elecciones fueron de alrededor del 28%, que sería la segunda más alta para una segunda vuelta presidencial.

Estuvo cerca de la tasa récord de abstención, que fue del 31% en la segunda vuelta de 1969 entre Georges Pompidou y Alain Poher.

También parecía probable que hubiera una tasa de abstención más alta que en la primera vuelta de las elecciones presidenciales.

La abstención en Francia ha sido particularmente alta en las elecciones locales y regionales. Es mayor entre los votantes de 18 a 34 años y entre los que ganan menos dinero.

Varios jóvenes dijeron antes de las elecciones que no querían votar porque no creían que el sistema los representara.

5. La tercera vuelta: los partidos de oposición pasan a las elecciones legislativas

Los partidos de oposición ya se preparan para las elecciones legislativas del 12 y 19 de junio, donde intentarán forjar nuevas alianzas para contrarrestar a Macron.

Marine Le Pen es “la líder de la oposición de Francia”, dijo el portavoz de la Agrupación Nacional, Sebastien Chenu, y agregó que el partido trabajará duro antes de esas elecciones.

El líder de extrema izquierda Jean-Luc Mélenchon, que quedó tercero en la primera vuelta de las elecciones, instó a sus partidarios a votar en la “tercera vuelta” en un intento por obtener la mayoría en el parlamento.

Webber dijo que Macron probablemente podría hacerlo “relativamente bien” en las elecciones parlamentarias de junio, pero “no ganará tan decisivamente como ganó la última vez”.

Pero los partidos de oposición en Francia también tendrán dificultades para ganar diputados en junio.

El voto mayoritario con un requisito del 12,5% para que los candidatos lleguen a una segunda vuelta “solo deja alguna oportunidad a fuerzas políticas muy unidas y muy fuertes”, dijo Bacot.

“Será difícil para la izquierda como está hoy, pero también para la extrema derecha”, agregó.

Comparte este artículo en tu red social favorita: