Letras de Pekado - Entre las sabanas | BUMBABlog

Letras


Letras de Entre Las Sabanas de Pekado

Más letras de Pekado



Porque desde la soledad de mi habitación, todo parece más fácil, si tu me escuchas.

Desde que nacimos juntos, aprendí a guardar contigo mis secretos más discretos.
Hace tiempo que no escribo, y no comprendo estos temores.
Hay fuera, nadie regala flores, todos quieren ser artistas, pero solo son actores.
Cuando se acaben los favores, todos seremos traidores, bajo estos licores todos son mejores.
Solo acepto tus consejos, dejaría pasar los años, conversando contigo hasta hacerme viejo.
Pero no dejo de ser mejor.
Aquellos momentos vividos, tú sentiste mis latidos y acallaste los chillidos.
Juntos fundidos en sueños en los que soñaba estar dormido.
Porque fue más divertido, acariciarla por primera vez,
Y no faltaron nervios, tampoco madurez, no sé si fue de diez, dímelo tú, que fuiste nuestro juez.
Yo solo sé, que mis recuerdos se descosen en tus brazos,
entre lágrimas de fracaso, ni caso a sus escusas,
Rechacé intrusas, incluso antes de que abrieran sus blusas,
duelen más las espinas si germinas las rosas.
No te imaginas, cuantas imágenes en mi retina (a oscuras)
escribí paginas al ritmo del viento en las cortinas.
En un mundo donde es muy fácil olvidar, yo traje la verdad hasta mi cama.
Cerré la ventana, baje las persianas, apague la última lámpara,
te dije ayer eras huérfana, hoy mis sabanas te amparan.

Se fue, contigo aquel soplido que lanzó mi adiós
La flor que se marchita en una habitación
es la última calada que nos queda,
esta balada está ligada a nuestro amor de primavera.

Y sé, que nada es comparable a tu dolor
que este alma no se cura sin amor
hoy duermo entre las sábanas y pienso
que si no fuera por ti mi corazón habría muerto.

Si pudiera olvidar cada lagrima derramada entre las sabanas,
podría curar estas heridas, causadas por tus flechas.
Cuando yo fui tu diana. Puedo recordar las fechas,
largas jornadas, para sanar un amor.
Que no volvió a llamar jamás. Estuve Esperando en la cama,
contando los hilos que te enhebran.
Juntos tejimos este rompecabezas, con el algodón mas puro,
Mirando hacia el futuro, nunca me viste rezar.
Y a tus pies, puse mi altar,
Donde solo algunas diosas pudieron descansar.
Y al despertar, solos tú y ella,
yo estaba lejos, borrando mis huellas,
engañando al tiempo que nos atropella.
Aquella noche fue especial, hoy solo nos queda,
Un papel y unas velas, tu olor impregnado en las telas.
Un bolígrafo herido, que sangra nuestra historia,
Tal y como era.
Hoy ya se ha ido.
Me queda el calor el de la franela,
Y la sensación de que nunca volverá, no sucederá, no lo veras.
Yo cerré los ojos, comencé a volar, es real, es real, es real, nadie me lo va a negar.
Estoy cada vez mas lejos de donde nos conocimos,
ya olvide ese atajo, por el que nos perdimos.
Pensé que te importaba, pero no inventamos nada,
con palabras no bastaba, por eso no nos despedimos.

Se fue, contigo aquel soplido que lanzó mi adiós
La flor que se marchita en una habitación
es la última calada que nos queda,
esta balada está ligada a nuestro amor de primavera.

Y sé, que nada es comparable a tu dolor
que este alma no se cura sin amor
hoy duermo entre las sábanas y pienso
que si no fuera por ti mi corazón habría muerto.

Ok, Hoy mis sábanas te amparan, notas ese calor,
En tu piel, en tu corazón, estas aquí conmigo, estamos juntos.
Pekado Entre las sabanas 47075 2121502

Comentarios