Letras de Juan Harvey Caicedo - Testimonio | BUMBABlog

Letras


Letras de Testimonio de Juan Harvey Caicedo

Más letras de Juan Harvey Caicedo



Me crié en un pedazo de llano
cerca de la cordillera
conujeros cien por ciento
mi alma siempre fue la tierra
y el fruto de mis sembrados
fueron mi ilusión primera
así crecí entre en conuco
el chiquero y la quesera
la bendición de mi madre
los rosarios de mi abuela
y el mandador de mi padre
para que el bien aprendiera

Ya cuando estuve muchacho
le eche el ojo a una morena
de pelo largo ondulado
adornado por cayenas
ojos de mirar tranquilo
cuerpo como de palmera
y labios sedientos de amor
en noches de luna llena

un día sí sin más ni mas
le pedí que me quisiera
ella me dijo que sí
que de su amor dispusiera
pero que ella quería un rancho
arriba sobre la sierra
para estas cerca del cielo
poder coger las estrellas
y amarte mi Juan Ramón
siendo tu fiel compañera

Al otro día subí a pie
y busque un sitio en la sierra
sembré cuatro horcones
finos bien firmes entre la tierra
coloque vigas, amarres, alerones y cumbrera
el techo de palma real
y de bahareque la pieza

Ya estaba listo mi rancho
mejor el rancho de mi negra
quería salírseme el alma
la ansiedad no me dio espera
y corrí como un potrillo
que retoza en la pradera
sentí volar hacia el cielo
cual paloma mensajera
deseoso de ver a mi negra
pa' darle la buena nueva
cuando estuve en el tranquero
mira cual fue mi sorpresa

Que te habías echo Ramón
cuantos días sin que vinieras
si esto es verdadero amor
prefiero morir soltera

Negra escuche por favor
no me hables de esa manera
hace quince días me fui
a armar un rancho en la sierra
y allá te están esperando paisajes, rancho y estrellas
yo solo vine a pedirte que seas mi compañera

Ella me estrecho en sus brazos
dándome caricias tiernas

Perdóname Juan Ramón
vámonos ya pa' la sierra
y allá cerquita de Dios
quiero ser tu compañera

Y así unidos por amor
sin papeles ni promesas
bello floreció el jardín
y más bella era mi negra
confundida entre claveles
rosas rojas y cayenas
siendo yo un fiel jardinero
dueño de la flor más bella

En el conuco un maizal
cultive con gran esmero
la auyama con el frijol
dieron su fruto ligero
mientras que dentro del rancho
llegaban dos herederos
así pasaban mis días
llenos de amor y de anhelos
un corralito de gallinas
una vaca y un ternero
un perrito que cuidaba el fruto
de mis esfuerzos
y una mula andariega
para ir el domingo al pueblo

El tiempo paso y paso
en mi rancho junto al cielo
nunca de comer falto
ni la oración ni el concejo
ya mi hijo me decía Taita
mi hija me decía Viejo
y mi negra aun decía
Juan Ramón cuanto te quiero

Señorita y un señor
se formaron mis polluelos
Taita présteme la mula
quiero salir hoy al pueblo
tengo vista una catira
ganas de echarle los perros
y escuchar del festival
el concurso de copleros
mi hijo ya se hizo un hombre
pensé así pa' mis adentros
yo le autorice la mula
y él se fue feliz pal pueblo
pero de allá lo llevaron los jefes de mi gobierno
para defender la patria
de unos tales bandoleros
a mi hija se la llevaron entonces los guerrilleros
ella debía defender al pueblo del mal gobierno
y hoy yo no he vuelto a escuchar
quien me diga Taita y Viejo
solo de tarde al llegar con mi andar
ya un tanto quedo
sale mi negra y me dice
Juan Ramón yo aún te quiero

Así un día nos sorprendió
donde hubo amor un infierno
en llamas quedo mi rancho
mataron mi mula y perro
de un lado estaba mi hijo
defendiendo su gobierno
del otro estaba mi hija
disparando por el pueblo
y en medio quienes les dimos la vida
y un buen ejemplo

Las suplicas de mi negra fueros quedando en silencio
hasta que cayo rendida entrelazando su cuerpo al mío
que ya tendido hallábase casi yerto
todo acabo en un minuto
mejor dicho en un momento
tanta ilusión tanta lucha tantos esfuerzos y anhelos
pa' que hoy no puedan saber mis nietos de sus abuelos
Juan Harvey Caicedo Testimonio 23987 2225870

Comentarios